Un balde de agua fría nos trajo a la realidad:

  • A la realidad de la fragilidad del ecosistema en el que todos vivimos;
  • A la realidad de la importancia de la salud, de la comida, de las relaciones cercanas
  • A la realidad de la importancia que les damos a cosas que son superfluas mientras no solucionamos lo que realmente importa como la desigualdad, el cambio climático, la comida, techo y la salud para todos

Hay un altísimo nivel de incertidumbre y el resultado es el miedo. Desconocemos lo que vendrá. El miedo surge cuando miramos el futuro y no tenemos respuestas a nuestras preguntas.

El miedo cumple una función y es que hace que nos preparemos. En este caso, para hacer las compras que necesitamos, quedarnos en casa, lavarnos las manos, garantizar que nuestros padres y abuelos estén cuidados.

Pero hasta aquí llega la función saludable del miedo. Si el miedo se apoderó de ti y te tiene paralizado llegó la hora de hacer cambios conscientes.

Cómo transformar el miedo en confianza

  1. Primero: aceptarlo. Desde pequeños nos han enseñado que el miedo es una debilidad. Es algo que necesita ser conquistado, algo contra lo que hay luchar. Esta creencia hace que el miedo se enquiste. ¿Por qué? porque empezamos a tener miedo al miedo. Es aquí cuando el miedo empieza a tener el control.
    Si, el miedo es incómodo. Pero no puedes bloquear esa incomodad, aprende a gestionarla, a canalizarla y a cambiarla
  2. Segundo: el miedo viene de los pensamientos. Así que si estás paralizado es que estás poniendo tu atención en pensamientos que generan miedo. Tu eres el dueño de tus pensamientos. Sin ser demasiado crítico contigo mismo, cuando veas que tu mente se va hacia una dirección que te va generar miedo dirígela hacia otro lado.
  3. Tercero: Puedes definir a qué quieres prestarle atención. En estos momentos es difícil dejar de escuchar sobre el coronavirus. Hay exceso de información en los medios, en las redes sociales y hasta cuando nos llaman los amigos. Todo es “Coronavirus”. Es aquí donde tienes que hacer un compromiso firme para hacerlo. Poner el foco en lo positivo, en las oportunidades que esta crisis está abriendo.

Ya están sucediendo cosas magnificas

La sociedad se está uniendo en gratitud, solidaridad, en amor al prójimo:

Elige poner el foco en las cosas buenas, en la transformación positiva. A pesar de que el entorno este presionando para que veas lo negativo.

Vuelve al “ser”

El coronavirus es una situación extraordinaria. Se sale de lo conocido. No podemos apoyarnos en nuestra experiencia porque es una situación nueva.

¿Entonces?
Hay que apoyarnos en nuestro ser. Allí tenemos la energía, las ideas, las emociones que nos llevaran a la acción. Es el momento de tomar la decisión consciente de liderarse a uno mismo.

Confía en ti. Confía en todo lo que tienes que aportar. Confía en el cambio.

¿Cómo nos transformamos a nosotros para ser una agente de cambio? ¿Qué decisiones estratégicas personales tengo que hacer?

Si logras bajarle el volumen al miedo. Si logras que el miedo deje de gritar y se convierta en un murmullo puedes empezar a actuar. Tu actuación  es ahora más importante que nunca.

Ahora, te invito a pensar en qué mundo quieres vivir y cuál será tu rol en la creación del mismo. Este evento es una oportunidad. Una oportunidad para:

  • Que haya un cambio de prioridades en los problemas que atendemos
  • Que la sociedad se una y cree una comunidad
  • Que los recursos se pongan donde se tienen que poner
  • Que se creen nuevas tecnologías, soluciones creativas a problemas antiguos

¿Qué vino a ensañarte esta crisis?

Photo by Miguel Bruna on Unsplash